Las hermanas Fox videntes, unas de las más grandes espiritistas del siglo XIX

Agosto 5, 2016 Horóscopo | Tarot No Comments

Las hermanas Fox videntes, Margaret, Kate y Leah fueron unas famosas videntes del siglo XIX, impulsoras o base de lo que fue el espiritismo a mediado de este siglo. Sus habilidades de videncia se complementaban con fenómenos paranormales que les sucedían los cuales se basaban en golpes y sonidos de espíritus quienes trataban de comunicarles cosas.

Procedentes de una pequeña población dedicada a la agricultura llamada Consecon, cerca del poblado de Belleville en Ontario, Canadá, estas tres jovencitas canadienses generaron mucha polémica en el siglo XIX, ganando muchos seguidores y críticos a sus habilidades.

La mayor de las hermanas era Leah Fox quien nació en el año 1814, luego sigue Margaret nacida en 1833 y por ultimo la hermana menor Kate quien nació en 1837. La primera en morir fue Leah Fox en el año 1890, luego la hermana menor Kate Fox en 1892 y consecutivamente en 1893 Margaret Fox.

Las hermanas Fox videntes en su infancia, unas pequeñas con habilidades fuera de lo común

Las hermanas Fox videntes en su infancia

Las hermanas Fox videntes en su infancia

La infancia de las hermanas Fox videntes no fue muy diferente de la de los demás niños de su época, Leah la hermana mayor, en su etapa de adolescencia se encargaba de cuidar a sus hermanas menores, Margaret y Kate quienes aun no presentaban ninguna característica extraña con la corta edad que tenían.

Aunque algunos años después las niñas comenzaron a tener sueños extraños.  Junto a su hermana mayor habían desarrollado algo así como un sexto sentido; las hermanas eran muy unidas y confiaban todos sus secretos entre si, siempre confiando en las decisiones de Leah.

Pero las habilidades de las hermanas Fox videntes se fortalecieron cuando la familia decidió mudarse a la población de Hydesville para diciembre del año 1847. Hasta el momento estas jóvenes solo tenían alguno que otro sueño extraño y percibían cosas fuera de lo normal.

1848, el año de nacimiento de los movimientos espiritistas modernos

1848, el año de nacimiento de los movimientos espiritistas modernos

1848, el año de nacimiento de los movimientos espiritistas modernos

Para mediados del año 1848 algunos acontecimientos extraños y paranormales comenzaron a acontecer en diferentes poblados, comenzando todo con la población de Hydesville, New York en aquel nuevo hogar donde habían llegado las hermanas Fox.

Estos extraños sucesos se han tomado como la base de lo que seria el movimiento espiritista moderno; muchos consideran a las hermanas Fox videntes como las fundadoras del movimiento, las primeras espiritistas americanas en demostrar sus habilidades públicamente.

Las hermanas se convirtieron en principales impulsoras de lo que se considera como el nacimiento del espiritismo del siglo XIX,  aunque para muchos solo fueron las posibles causantes de una serie de fenómenos paranormales, fingidos para atraer fama.

El comienzo de las sesiones espiritistas de las hermanas Fox videntes

El comienzo de las sesiones espiritistas de las hermanas Fox videntes

El comienzo de las sesiones espiritistas de las hermanas Fox videntes

Cuando las hermanas Fox se mudaron junto a su familia a este nuevo hogar inmediatamente comenzaron a sentir y presenciar una serie de eventos inexplicables, la familia se encontraba muy perturbada, llegando a concluir que un ente en pena molestaba en su hogar.

Mientras que los padres de las hermanas Fox se encontraban muy inquietos por estos acontecimientos, preocupados que este fantasma pusiese en peligro la vida de su familia, las pequeñas comenzaron a crear una especie de vínculo con el ente.

Todo comenzó a tornarse cada vez mas extraño en la casa, se escuchaban ruidos, como si alguien golpeara las puertas, pisadas en ciertas áreas de la casa que no se podían explicar, las sillas, mesas y demás objetos se movían.

Pero las hermanas Fox videntes se acostumbraron rápidamente a estos fenómenos, y al oír los misteriosos golpes las hermanas pequeñas trataban de imitarlos como si se tratara de un juego,  incluso Kate la más pequeña interactuaba con el espíritu, como si de un compañero de juegos se tratase.

El primer ente que les ayudaba con las consultas

El primer ente que les ayudaba con las consultas

El primer ente que les ayudaba con las consultas

Muy pronto toda la familia Fox se había acostumbrado a su invitado especial, llegando hasta a idear un sistema de golpes de acuerdo a respuestas de si y no a tal punto que las niñas le hacían todo tipo de pregunta a esta entidad.

Las niñas lo describían como un hombre de unos treinta años que había sido asesinado y su cuerpo se encontraba enterrado en el sótano, aunque la familia junto a otras personas no encontraron el cuerpo por más que excavaron en el sótano.

Aunque luego de la muerte de las tres hermanas, para el año 1904, se dice que algunos trabajadores desenterraron un esqueleto humano del sótano de la casa de los Fox, lo que para muchos significó una clara prueba de que la familia Fox no era una farsa.

Así comenzaron las primeras conexiones de las hermanas videntes con el mas allá; muy pronto los medio de comunicación habían esparcido la historia de las hermanas que se comunicaban con los muertos y rápidamente su reputación como videntes espiritistas comenzó a esparcirse, las hermanas Fox videntes ya eran conocidas en toda América como espiritistas de alto nivel.

Leah, Margaret y Kate Fox muy pronto habían fortalecido sus habilidades, llegando a comunicarse con otros espíritus, por lo que comenzaron a ofrecer sesiones a las personas para que pudiesen comunicarse con sus familiares fallecidos o preguntarle a un ente sobre su destino.

Cada vez era más grande su número de consultantes y personas que venían a experimentar aquella comunicación espiritual, por lo que los fenómenos paranormales al parecer se intensificaran cada vez más.

Las hermanas comenzaron a experimentar otros fenómenos como objetos que levitaban como si manos invisibles los moviesen y diferentes fenómenos que estremecían mas a sus consultantes, comprobando así sus supuestos poderes.

Aunque las hermanas Fox ya tenían una gran fama, algunos años después a mediados del año 1888 declararon que sus poderes en realidad habían sido fingidos que todo aquel espectáculo era solo una farsa, una estafa para atraer dinero y popularidad.

Las hermanas Fox afirmaron que los sonidos se basaban en hacer crujir las articulaciones de sus pies y diferentes trucos que utilizaban para engañar la mente de las personas quienes eran fáciles de convencer debido a la ilusión que ellas les generaban.

Aunque algunos defensores del movimiento espiritista afirman que las confesiones de Margaret Fox fueron bajo amenaza, ya que grupos religiosos estaban asustados por el auge del espiritismo.

Artículos relacionados: