Arcano menor, Rey de Bastos

Diciembre 23, 2015 Tarot

Entre los arcanos menores también se encuentran los 4 reyes que representan en el tarot a los hombres de más alta jerarquía y del máximo poder, al igual que la alta influencia en la familia y los negocios.

Arcano menor, Rey de Bastos

Arcano menor, Rey de Bastos

Los reyes desempeñan las funciones de autoridad en el contexto que se esté preguntando. Así que puede indicar la presencia de un hombre de poder, jefe, amigo adulto, profesor, empresario o un funcionario de alto nivel. Siempre son hombres maduros o ancianos, sus atributos están vinculados según el elemento que estén representando.

El Rey de Bastos se encuentra en la carta en dominio de su trono que decoran leones y salamandras que se muerden la cola. La salamandra simboliza el fuego, que representa los logros y los ciclos cerrados. El león también simboliza fuego y actividad permanente. Aunque el Rey se encuentre sentado, su actitud siempre está alerta, su aspecto es de persona segura de sí misma y siempre demuestra que estará presente y de pie cuando lo necesiten. Él demuestra mucha autoridad al realizar los proyectos que se propone.

El significado de esta carta es de padre o gerente, al igual que de un jefe o líder, asi como puede ser un amigo influyente y poderoso, con una personalidad magnética y atractiva. Una empresa sólida. Madurez y seriedad, venciendo todos los obstáculos con persistencia, optimismo, fuerza de voluntad y capacidad de trabajo.

Tiende a impulsar y convencer a los demás en su dirección a los planes planteados. Son sinceros por naturaleza y expresas sus opiniones con franqueza y claridad, a veces un poco temerarios. Son gerentes confiables y con buenas intenciones. Motivan a los que trabajan y colaboran con ellos. Son padres diligentes y entusiastas. En cuanto a las relaciones de pareja son sensuales y tienden a dirigir siempre.

Esta carta invertida puede indicar violencia y agresividad. Un adversario con obstinación. Señala ser autoritario, aventurero. Indica ira y maltrato. No tiene responsabilidad sexual. Es un fanfarrón, cuesta seguirle el paso, como trabajador su actividad es muy exagerada, tanto que llega a agotar a los que trabajan con él. Llega a ser intolerante y genera muchas tensiones siempre donde se encuentre.

Artículos relacionados: