Las mujeres regidas por el Fuego en el zodiaco: valientes y perspicaces

Febrero 16, 2016 Horóscopo

Aries, Leo y Sagitario representan a las mujeres de carácter valiente, aventurero y de deseo del zodiaco. En el zodiaco se establece que según el signo al que pertenecemos tenemos cualidades que se enfatizan más que las otras. Los cuatro elementos están divididos en dos grupos: los masculinos, extrovertidos, accionadores y explícitos que pertenecen a los elementos Fuego y Aire; y los femeninos, receptivos, pasivos, que serían Tierra y Agua.

mujeres regidas por el Fuego

mujeres regidas por el Fuego

Las mujeres Aries que representan a las guerreras, poseen una gran actividad y decisión. Responden a un estereotipo: amazonas. Son las que sacan su espada cada día para seguir guerreando. Las arianas se pueden ver excesivamente combativas y reaccionan padeciendo un entorno que se puede percibir hostil.

Por otro lado, las mujeres Leo son las reinas. Como Leo es Fuego y tiene una irradiación aglutinante y centrada, se pueden caracterizar por ser el estereotipo: mandonas. Sienten que todo depende de ellas, y les resulta difícil delegar tareas a los demás, además que están convencidas que nadie las hace como ellas. Suelen sobre exigirse y cargarse con demasiadas responsabilidades. Por el exceso de tareas se pueden ver como mandonas y malhumoradas, alejándolas de lo que en realidad son, personas divertidas, creativas y alegres.

Las mujeres Leo deben aprender a reciclar su creatividad, confiando más en los demás. Deben educarse y dejarse llevar por socios, amigos o la pareja. Puesto que aunque las propuestas de otros no sean lo que ellas se esperan o planean, son un chance de reciclaje personal.

Las mujeres Sagitario pertenecen al Fuego, además de ser mutables, poseen una vitalidad e inquietud versátil. Ellas responden al estereotipo: negadoras. Las sagitarios odian detenerse, no les gusta pararse en obstáculos. Su naturaleza es de ir de un lugar a otro y nada puede estancarlas.

A las sagitarianas se les da un consejo: aprender a detenerse cada vez que puedan. Al igual que deben incluir y escuchar a aquellos que según ellas “estorban”, llegando ser los mejores desafíos que el destino les plantea. Confiar en sí mismas y no es necesario que desconfíen de los demás.

Artículos relacionados: